adaptación

Adaptación con crisis

Este año el periodo de adaptación en Casa Mingola ha sido muy diferente al del año pasado. La niña, con 29 meses, está en segundo curso y ya es “veterana”. Conocía a su educadora, los espacios y las normas. No ha habido llantos, tan solo un poco de nervios y sueño los primeros días hasta adaptarse a nuevos horarios y nuevos compañeros.

La escuela infantil en la que está matriculada es pública. Somos tan privilegiados, que de catorce escuelas infantiles públicas dependientes de la Consejería de Educación de la Comunidad Autónoma de Murcia, nosotros tenemos plaza en una de ellas. Sí, 14 escuelas 0-3 años en una comunidad autónoma con 1.470.069 habitantes y 45 municipios.

Este curso lo que peor llevamos son los recortes. Los malditos recortes. En la escuela han suprimido los apoyos, que ya eran pocos, y las educadoras las están pasando canutas.  Niños nuevos, padres nerviosos, llantos, pipís, cacas, mocos… No me hace falta pasar la mañana en el aula para darme cuenta que las nuevas normas  son “sálvese quien pueda”.

Atrás queda ese olor a colonia y esa coleta airosa, recién peinada, con la que recogía del cole todos los días a mi hija. Detalles aparte, me consta que los niños están atendidos y cuidados, pero soy consciente de que le han quitado derechos y me pregunto qué queda del carácter educativo de este ciclo.

Han metido la tijera sin piedad. Nos piden comprensión y esfuerzo, está bien. Los educadores hacen lo que pueden y más. Los padres nos volvemos más permisivos sin remedio.  Y los niños… ¿Alguien ha pensado en ellos? En todas las etapas de la educación, los niños son las grandes víctimas de estas políticas segregadoras, anquilosadas y que promueven la animadversión hacia un sector que merece todos mis respetos, los empleados públicos, en este caso los educadores, maestros y profesores.

No sé cómo poner freno a este robo a mano armada, a este desmantelamiento del estado del bienestar. Me resigno a creer que lo que se está haciendo es imprescindible, teniendo en cuenta que la educación es uno de los pilares fundamentales, como garante de una verdadera igualdad entre clases sociales. Me desconsuela pensar en un futuro tan incierto.

La educación no entiende de economía. La educación es cuestión de voluntad, y sobre todo, de solidaridad.

4 comentarios en “Adaptación con crisis

  1. Nakadi Barcelona dijo:

    No solo están recortando, sino que lo hacen en lo único que nos sacará de esta maldita situación, las generaciones venideras. Si los haces tontos, como te van a ayudar? No será que les interesa que seamos un poco menos listos para que sus hijos, esos que van a colegios de pago sean los mandamases del futuro. Por que no nos engañemos, ellos no han sufrido recorte alguno y desde su torre de marfil nos achuchan con la cancioncita del apretarse el cinturón.
    Sinceramente creo que un país para funcionar no debe recortar jamás en educación. Tener imaginación, saber entender lo que lees, razonar las cosas, dudar de todo. Eso no solo se lleva en los genes… se fomenta y si no lo haces creas a borregos que solo quieren ver fútbol y la Esteban.
    En fin, que los recortes que nos están haciendo se ve en una coleta mal hecha en tu caso y en un estudiante de 4º ESO que no sabe como aislar una ecuación de 2ºgrado. Preocupante, sic!!!

  2. mingola dijo:
    mingola

    Estoy totalmente de acuerdo con lo que dices. La educación alimenta el espíritu crítico, es un arma cargada de futuro y esto, puede que a algunos políticos no les interese. Los recortes en políticas de bienestar están abriendo la brecha entre clases sociales y las consecuencias pueden ser graves.
    Este post es un poco metafórico, por ser el primero no he querido entrar en detalles y he utilizado la “estética” con la que sale la niña, para reflejar que las cosas no se están haciendo bien y los profesionales no llegan a todo. No obstante, la lista de recortes es demasiado amplia y pienso preparar un post más crítico y detallado al respecto.
    Gracias por escribir y por compartir la preocupación. Saludos.
    @elemingola

  3. marta dijo:

    Yo… No voy a hablar de politiqueos y gente “de arriba” que no entiende de sociedad, niños y adultos. Porque es lunes. Porque me enciendo. Porque no entiendo que se “recorte” en educación y sanidad.
    Tu hija como segundo año en el mismo lugar es toda una veterana ya! Seguro que va contenta, y eso es lo que debe primar en estos primeros años, después, ya nos tocará preocuparnos por encontrarles un camino, que ciertamente tienen/tenemos complicado. Pero ellos son el futuro, y como tal, tenemos que cuidarlos.

    PS. Me faltaba comentarte aquí 😉

    • mingola dijo:
      mingola

      Sí, al menos es un consuelo ver que está contenta y que aprende. Cuando la recojo no para de hablar, contando cosas de sus compañeros, su seño… se nota que le gusta. Pero el camino de los recortes nos lleva a una escuela cada vez más saturada y menos integradora y esto, a la larga, puede generar estrés y desmotivación a nuestros hijos. Gracias por comentar. Seguiremos luchando 😉
      @elemingola

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *


3 × cinco =