Darling

A mis 33

Hace unas semanas cumplí treinta y tres años. Desde ese día tenía pendiente contestar a un mail de mi querida @anasolgo, a quien la crisis se llevó a Inglaterra. Le ha venido bien para perfeccionar el idioma, sanar alguna herida y ver el mundo desde otros ángulos. Aun así, nos echamos de menos y tenemos muchas conversaciones pendientes.

Amigas desde el colegio. Nuestra amistad ha sido siempre limpia. Libre. Cada una haciendo su camino y respetando el de la otra. Nos unen muchas cosas, ambas somos hijas pequeñas en casa de cinco hermanos y hemos vivido muchas experiencias. Juntas desarrollamos el instinto de supervivencia. Juntas aprendimos a ser autónomas. Juntas aprendimos a querer. Me ha enseñado muchas cosas, pero me quedo con dos: siempre se puede salir adelante y hay que saber perdonar.

Ella sabe hacerlo porque es una persona valiente y una persona buena. Porque nadie le ha regalado nada mientras ella regalaba sonrisas. Y así sigue. Luchando. Desarrollando sus capacidades y feliz con su nueva vida. Inquieta. Constante. Cumpliendo objetivo tras objetivo. En silencio. Dueña de sus decisiones.

El mundo está lleno de personas que en silencio sacan al resto adelante. Sobran intereses y personas interesadas. Falta pureza y autenticidad.

Hoy he respondido a ese mail pendiente y me encuentro genial de haberle dicho tantas cosas que siento. Un brindis por la gente auténtica ¡Salud!

 

Alicia-Dalí

Décimas de segundo

En muchas ocasiones, he oído decir a mi madre que la vida nos puede cambiar en décimas de segundo. Nunca había sido consciente de ello, hasta que anoche llegaste con los ojos húmedos y el rostro asustado, y nos abrazaste. Supe que algo había pasado, pero no imaginé lo cerca que estuvo de ti el miedo. El temor a perderlo todo. La angustia a dejarnos solos.

Afortunadamente quedó en un susto en la carretera. De esas experiencias que te marcan por dentro y se paran delante de ti para mostrarte tu debilidad y para decirte que en tu destino, además de ti, hay más personas. Personas a las que amas, pero también personas indeseables que un día se pueden cruzar en tu camino y destrozarte esa vida que tanto añoras junto a esas personas que tanto amas.

Momentos en los que la vida pasa por delante de nosotros. Lo de ahora, lo de antes y lo que está por llegar. Y me doy cuenta que estás en todo. No hay proyecto sin ti. Ni hay idea. Ni sueños. Me guiaría la fuerza, el instinto y la supervivencia.

Necesitaba llorar y decir lo que pienso para comenzar a sacar algo positivo. Anoche hubo luz mientras nos abrazábamos a oscuras junto a nuestros hijos, en silencio. Cuatro corazones en un mismo espacio, a distinto ritmo, quizá todos sintiendo algo parecido.

Comenzaron a irse los miedos y también la certeza de que siempre estaremos juntos. (¿Oxímoron?) Dormimos.

>> Esta es la noticia del Kamikaze que estuvo a punto de destrozarnos la vida anoche. El coche de la imagen es de un compañero y cliente del centro de oficinas donde trabajo que sobrevivió al choque.  De la cara del tío, mejor no hablo.

Imagen del post: Ilustración del Salvador Dalí para Alicia en el país de las Maravillas, realizada en 1969. Me identifico en esta imagen.