peras y manzanas

Las peras y las manzanas

Ayer se produjo una gran noticia para los avances sociales de nuestro país. El Tribunal Constitucional avaló la Ley de Matrimonio Homosexual aprobada en 2005. Creo que esta noticia nunca debió ser noticia, porque en el siglo XXI nadie debió poner en duda que el amor puede surgir entre personas del mismo sexo. Han sido muchos años de lucha, de discriminación. Ahora sí que la Comunidad Gay puede respirar tranquila. Enhorabuena #amaresconstitucional

Ser madre ha removido mi conciencia social y siempre llego a la conclusión de que la educación es fundamental para que en el futuro nuestros hijos sean personas justas, críticas y empáticas. Me rompe el corazón cuando oigo a niños y adolescentes reírse del otro porque es de otro país, por su aspecto físico o porque no es tan hombretón como ellos.  Pero lo que más me rompe el alma, es escuchar comentarios de adultos engrandeciendo esas conductas de los niños y argumentando ideas racistas y xenófobas. La incultura va ligada a la intolerancia. No me refiero al nivel de formación académica sino  a la incultura personal. A la falta de educación emocional y de educación en valores.

En este punto tenemos mucho que decir los padres. Está claro que nuestros hijos están expuestos al exterior: la escuela educa, la calle educa. Por este motivo, me planteo que en mi tarea como madre es fundamental enseñar a mis hijos a canalizar la información que reciben del entorno, saber seleccionarla. Imagino dos cajas vacías. Caja buena y caja mala. Imagino a mis hijos procesando lo que oyen y lo que ven, y eligiendo la caja donde deben guardar esa información. Sé que no es tan fácil pero en casa estamos dispuestos a poner todo de nuestra parte para ayudarles a desarrollar las habilidades necesarias para aprender a decir no o sí dependiendo de lo que tengan delante.

Mis hijos son muy pequeños y, de momento, creo que el buen ejemplo para ellos está en pequeños detalles como oírnos hablar bien del otro, ver que nos alegramos por noticias como la sentencia del TC sobre el matrimonio homosexual, que creemos en la igualdad, que respetamos a sus abuelos y a las personas que queremos. Papá y yo somos sus personas de referencia y ellos se empapan de todo lo que hacemos, por eso en esta travesía de educar para la vida nos hemos propuesto tratar de que exista cierta coherencia entre lo que pensamos, lo que decimos, lo que hacemos y lo que les pedimos.

Nadie dijo que ser padres era pan comido, pero es divertido y creativo. Yo ahora les estoy enseñando que las peras y las manzanas se pueden sumar. No digo más.

3 comentarios en “Las peras y las manzanas

  1. sonia dijo:

    Totalmente de acuerdo con tu comentario, de nosotros depende el saber encauzar toda la información que le llegará a nuestros niños por el camino de la tolerancia y respeto.
    Debería de haber en los coles, ya que son zonas de gran influencia en los niños, una escuela de padres, donde se aborde para esa “incultura” de la q hablas, la educación en valores como el amor por el prójimo, respecto, responsabilidad, empatía, etc…
    De todos, absolutamente de todos y cada uno de nosotros se puede aprender algo, independiente de raza, sexo, edad…. Siempre es enriquecedor aprender a ser más humanos.
    Un saludo.

  2. mingola dijo:
    mingola

    Hola Sonia, una gran a aportación lo de la escuela de padres, aunque al menos en mi entorno no veo a los padres muy participativos. La experiencia que estoy teniendo en el AMPA de la escuela infantil es de una participación muy baja, y eso que los recortes nos han pillado de lleno y hay muchas carencias en el servicio: falta de recursos humanos y materiales. Solo unos pocos nos estamos moviendo y reclamanado calidad. Además, cuando organizamos charlas para tratar algún tema relacionado con el desarrollo de los niños, la asistencia es bajísima. Una pena. Saludos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *


nueve − 2 =