Invisibilidad

Cómo explicar a Lorca

El mes pasado mi hija cumplió cuatro años y unos amigos nos regalaron un libro sobre Federico García Lorca:  “Mi primer libro sobre Lorca”, editado por Anaya en 2012. MiPrimerLorca En un principio, nos gustó mucho por las ilustraciones y nos pareció ameno y equilibrado (como el vino). La historia intercala realidad y lenguaje metafórico con versos del poeta, destacando varias etapas en la vida de Lorca:

Nacimiento e infancia en el pueblo | Adolescencia y estudios en Granada | Viajes por el mundo y reconocimiento | Muerte MiPrimerLorca02 Comenzamos a contar el cuento a nuestros hijos y, a medida que avanzábamos en la lectura, nos dimos cuenta de la manera tan superficial en la que se estaba tratando la historia que transmitía esta vaga idea de Federico: poeta y músico soñador, con talento y buen corazón. Cuando llegamos al final del cuento, nos quedamos perplejos… MiPrimerLorca03

Reflexión

El libro está dirigido a niños “a partir de 5 años”. Es evidente que a esta edad no vamos a impartir una clase de historia o literatura, pero tampoco debemos subestimar la capacidad de los niños para comprender la realidad.

Creo que esta manera de obviar la historia no nos beneficia como pueblo, sobre todo, cuando vemos en las noticias, diariamente, cómo la gente sigue muriendo en guerras y conflictos ideológicos. La guerra, la homofobia y la xenofobia son realidades que hay que explicar a los niños desde pequeños.

Federico García Lorca fue asesinado por el Bando Nacional en la Guerra Civil Española, concretamente en agosto de 1936, a los 38 años. Perteneció a una generación de intelectuales perseguidos por sus ideas. Él, además, fue perseguido por ser homosexual. Federico no “se fue para siempre” sino que se lo llevaron para siempre. Él no se quería ir. Estaba lleno de vida, de ideas y de amor. Fue una víctima más del odio y la traición. Una de tantas víctimas sin despedir y mal enterradas.

Cómo voy a olvidarme de todas las derrotas, de tantos humillados, de las famiias rotas. Cómo voy a olvidarme de sueños imposibles, de tantos invisibles y de tantas victorias…

La Guerra Civil fue una guerra en la que murieron personas inocentes en ambos bandos y que hay que explicar a las generaciones futuras de forma asertiva para que cada uno pueda sacar sus propias conclusiones.

Hace unas semanas Anaya retiraba un libro de primaria que endulzaba la muerte de Lorca y Machado (ver noticia). Que la memoria no caiga en el olvido.

 

Orgullom

Orgullo de Madre

Pasada la presión y la opresión en el pecho tras los primeros años de crianza, comienzo a disfrutar de un tremendo sentimiento de “Orgullo de Madre” que saca de paseo a mi yo más vanidoso. Casi cuatro y dos años tienen mis hijos y comienzo a desprenderme de frases hechas y complacientes que nos solemos decir entre madres para quedar bien entre nosotras.

Me siento orgullosa de sus tiempos, de sus ritmos, de su lenguaje, de sus sueños, de sus rabietas, de sus sonrisas; de su adiós a los pañales, chupetes, tetas y biberones; de su bienvenida a nuevas etapas y conquistas;  de sus abrazos, de sus besos, de sus juegos, de sus riñas; de sus miradas, de sus reflexiones, de sus miedos…. Hace días que me acompaña un gran sentimiento y he decidido celebrarlo.

OrgulloMadre

Cole-no

¿Adaptación o putada?

Cuando tenemos varios hijos tendemos a compararlos, imagino que, con el fin de encontrar lo bueno de uno en el otro.

En mi caso, imaginé que a mi hijo pequeño le iría bien la adaptación a la escuela infantil porque tiene un carácter tan expansivo como el de su hermana y porque estaba acostumbrado a visitar la escuela cada día cuando íbamos a recogerla. Me equivoqué.

Mingola se adaptó bastante bien a la escuela infantil: llantos para entrar en clase y algunos cambios en el comportamiento en casa, pero en pocos días todo volvió a la normalidad y la escuela era una parte más de la rutina diaria. Tenía 15 meses. Este año ha entrado al colegio y todo ha ido fenomenal.

Por su parte, la adaptación del pequeño Mingolín (20 meses) está costando sangre, sudor y lágrimas. Durante casi un mes, solo lo he podido dejarlo en la escuela una hora porque no dejaba de llorar. Rechazo absoluto a todo lo que tuviera que ver con el cole; a las típicas preguntas de cómo se llama la seño o cuántos amiguitos tienes, reaccionaba de dos formas: con un estúpido “no gusta” o con un altivo gesto de ¿hablas conmigo?. Vivíamos en negativo.

Cole-no

Ha sido muy duro. Cada día lo encontraba con los ojos hinchados y el corazón agitado. Era desolador. Pensé en buscar otra opción con la que poder conciliar hijos y trabajo. Me sentí fatal.

Cuando parecía que estaba más tranquilo, le dieron un gran bocado en la cara y, como otras veces, hubo que tocar fondo para salir adelante. Así, con la ayuda de Papá Mingola y la educadora, trabajamos en positivo y poco a poco se va adaptando, cada día un ratito más.

Ayer fue su primer día de comedor y también la primera vez que vi alegría en sus ojos cuando fui a buscarlo. Se despidió con besos y abrazos de sus compañeras. Sonrió y yo casi vuelvo a llorar por la tensión acumulada durante este tiempo.

Los esfuerzos merecen la pena. La necesidad de adaptarnos al medio nos hace fuertes. Parte de nuestra independencia nos la ha dado la escuela. Es duro, pero es así. Es una putada.

Bolsas-Banderines

Pinitos DIY

Hace unos días Mingola cumplió tres años y tenía pendiente contaros cómo organizamos su fiesta. Lo primero que hice fue buscar ideas y tendencias en twitter y blogs de otras mamás. Pedí recomendación de tiendas on-line donde encontrar cosas bonitas y @saquitocanela pronto me informó de unas cuantas. Comenzaron a gustarme unos productos de aquí y otros de allá, y al final decidí comprar todo en Mommas para amortizar los gastos de envío y porque, en conjunto, era la que más se acercaba a lo que tenía pensado. Fue una buena elección: servicio rápido y un pedido bien presentado, lleno de detalles.

kit-mommas

EL KIT INCLUÍA:

– Platos y vasos de papel
– Bolsas de papel (que llenamos con galletas caseras de “La Lavera” y repartimos a los amigos del cole)
– Un rollo de Baker´s Twine (para ensartar los banderines e ir asociándome con el lenguaje DIY)
– Troquel con forma de círculo con ondas (con el que hicimos unas pegatinas requetemonas para cerrar las bolsitas)

Bolsas-Banderines

La celebración fue en un parque cercano a casa que nada tiene que ver con esta imagen tan #Pink que aquí veis, por eso no incluyo fotos. La tarta de chocolate con galletas fue obra de Abuelita Mingola, a quien otro día invitaré para daros la receta. Los niños los pasaron genial. La fiesta fue un simple pretexto para hacer mis pinitos DIY. La ocasión lo merecía.