La historia que nunca supe

La historia que nunca supe

La historia que nunca supe es un proyecto de la Asociación Cultural 17 Lados, de la que formo parte desde hace veinte años.

Con motivo de la celebración del Día del Libro 2020 hemos construido un relato improvisado, editado en vídeo y en e-Book.

Ha sido un placer participar en la construcción de esta historia. Estamos pasando por días difíciles, en los que muchas personas están falleciendo o contagiadas de Covid-19; no podemos salir de casa y las relaciones sociales están limitadas. Nos hemos sentido cerca y hemos ocupado nuestro tiempo con un proyecto motivador y creativo.

Maquetación e-BOOK

Primero surgió la idea de grabar los vídeos para editarlos y componer la historia. Conforme fuimos avanzando en los microrrelatos, nos decidimos a editar el libro digital. Para la revisión de textos me puse manos a la obra junto a aricompany. La maquetación corrió por mi cuenta. Debía ser algo sencillo, ligero, y que combinara elementos más modernos con matices de libro clásico.

Para ello, decidí destacar cada número de microrrelato, darle un tono de color extraído de la ilustración y combinar dos tipos de letra: para los títulos utilicé una fuente Sans Serif y para el texto una de la familia Serif. Entre las cosas aprendidas, está la recomendación de utilizar Sans serif para las ediciones digitales, ya que son fuentes más adaptables a los dispositivos móviles. Como se trataba de relatos cortos y quería que tuviera un toque clásico, me decanté por Cambria, una de las más utilizadas en ediciones impresas.

Ilustración

La ilustración de la portada es de Sergio Velandrino.

Una obra simbólica y emocional, inspirada en La Isla del Espíritu Santo, uno de los escenarios más emblemáticos en los que transcurre La historia que nunca supe. A la vez, esta ilustración es un homenaje a la creación artística, a la narración, a los libros que son capaces de trasladarnos entre sus páginas a lugares mágicos.